Cuento para la reflexión

Había dos niños que patinaban sobre una laguna congelada. Era una tarde nublada y fría, pero los niños jugaban sin preocupación, cuando de pronto, el hielo se rompió bajo sus pies y uno de ellos cayó al agua. El otro niño viendo que su amigo se ahogaba debajo del hielo, tomó una piedra y empezó a golpearlo con todas sus fuerzas hasta que logró quebrarlos así lo salvó. Cuando los rescatistas llegaron y vieron lo que había sucedido, se preguntaron:
– ¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso y es imposible que lo haya podido quebrar solo con esa piedra y esas manos tan pequeñas!
En ese instante un anciano que escuchaba se acercó y dijo:
– Yo se por qué pudo.
– ¿Por qué…?
Le preguntaron al anciano y este contestó:
– Porque no había nadie a su alrededor que le dijera que no iba a poder.

¿Cuántas veces nos decimos que no podemos?, ¿Cuántas veces escuchamos y validamos cuando los demás nos dicen que no podemos hacer algo?, ¿Qué necesitas para “romper el hielo”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s