El corazón tiene razones que la razón no entiende

C

Hoy leía esta frase y recordé las veces que hablando con amigos compartía mi mirada o mi fuerte creencia de escuchar lo que nos “dice” nuestro corazón a la hora de tomar una decisión o embarcarnos en un nuevo proyecto. De hecho, mi dinámica final para certificar como Trainer la diseñé con el objetivo de escuchar las señales que tanto nuestras emociones, nuestra corporalidad y nuestro lenguaje nos brindan y de esta forma, lograr hacer un chequeo ecológico integral. Sentía que había técnicas que no me resultaban funcionales en su totalidad ya que estaban diseñadas para tomar decisiones desde un plano puramente mental y lógico. Muchos de mis proyectos personales no habían llegado a buen puerto. Con el correr del tiempo (pasados los años y con nuevas distinciones) pude analizar y preguntarme qué cosas habían faltado o qué cosas no había tenido en cuenta para que mi proyecto sea viable. En mi experiencia, lo que no había considerado es lo que mi intuición me decía, lo que mis emociones me daban como información, lo que mi corporalidad expresaba…simplemente no escuché ninguna señal porque desde la lógica el proyecto resultaba totalmente viable…entonces, ¿para que escuchar esa sensación que sentía en el estómago o en el pecho cuando pensaba en ello? Pensaba “son simples nervios o miedo…es normal sentir esto ya que es un cambio”. No obstante, no comprendía que el miedo como emoción también es una fuente muy valiosa de información. Prefería silenciar esas emociones. En muchos países, los sistemas educativos están pensados para desarrollar la inteligencia lógica como si fuera el único tipo de inteligencia existente. Asimismo, las empresas reconocen y priorizan el pensamiento lógico por sobre otras formas de pensamiento. Pareciera que nuestro cuerpo fuera solo el sostén de nuestra cabeza y que las emociones son algo que dejamos una vez que pasamos la puerta de entrada a nuestros trabajos. Sin embargo, nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones son parte de un mismo sistema. Cuando no tenemos en cuenta uno de estos dominios estamos mirando los árboles y no el bosque. Aprendamos a mirar que hay más allá de la arboleda. Cuando tomemos una decisión o nos hagamos preguntas…escuchemos mas allá de lo que nos decimos lógicamente…desde el “debería ser”…comencemos, como dice la cita, a entrenarnos en el arte de preguntarnos y escuchar lo que nuestro corazón dice porque muchas veces las respuestas no vendrán de afuera sino que estarán dentro nuestro y no siempre esas respuestas se manifestaran de una manera “lógica o racional”, a veces vendrán de la mano de una emoción o tomarán forma de sensaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s