Generando realidades

Palabras poderosas

Hace unos días publiqué en la fan page de Willing una frase que decía lo sigüiente…”La lengua no tiene huesos, pero es lo suficientemente fuerte como para romper un corazón. Por eso, ten cuidado con tus palabras”. A veces no somos realmente conscientes del poder generativo que tienen nuestras palabras. El lenguaje no sólo tiene la función de describir la realidad, de nombrar lo que nos rodea, de describir lo que acontece; también tiene la capacidad de generar nuevas realidades. Tomemos un ejemplo puntual: escuchar “estás despedido” no es lo mismo que escuchar “estuvimos evaluando tu desempeño y hemos decidido aumentarte un 10% tu ingreso mensual”. Son dos ejemplos del profundo carácter generativo del lenguaje.
Nuestras conversaciones pueden expandir o restringir nuestra frontera de posibilidades. Por medio de nuestras las mismas podemos hacer que ciertas cosas sucedan (o no). Piensen por ejemplo en cuántas cosas a veces no suceden por el simple hecho de no abrir una conversación con otra persona o por la manera y las palabras que elegimos a la hora de comunicarnos.
Todos los seres humanos nos movemos constantemente en redes conversacionales. Las conversaciones nos permiten acordar compromisos y coordinar acciones. Asimismo, es a través de ellas que establecemos conexiones y construimos vínculos. Por lo tanto, son nuestras conversaciones las que determinan la calidad de nuestros vínculos y son éstos vínculos los que determinan el grado de efectividad o los resultados que obtenemos. Como dice Guillermo Echavarría “…nunca podremos ser ni tener resultados más grandes que el tamaño de las relaciones que hayamos creado con otros…Los resultados que logramos dependen de la cantidad y calidad de nuestras relaciones”.Me gustaría compartir con ustedes un cuento que nos invita a la reflexión, a revisar las palabras que utilizamos cuando nos comunicamos, a hacer un uso efectivo de las mismas y a entender como nuestros vínculos se pueden ver afectados por la calidad de nuestras conversaciones ¿Qué realidad estoy generando a partir de mis palabras?

Un famoso guerrero que volvía de batallar portando con orgullo
su invicta espada en la cintura, encontró junto al camino un grupo de gente escuchando
a un maestro espiritual. Se ubicó entre las personas más alejadas y, por un rato, estuvo
escuchando al maestro hasta que, irritado por lo que
le parecía pura charlatanería, interrumpió la enseñanza bruscamente:
– “¡Lo único que tú haces es hablar¡ Las palabras no sirven para nada.
A las palabras se las lleva el viento.
El maestro lo miró un instante y con gran serenidad le contestó:
– “Sólo un necio como tú, cuya cabeza está acobardada y medio vacía por
los golpes recibidos, puede decir una estupidez de ese tamaño”.
El guerrero saltó como un resorte y en cuatro grandes pasos estaba
frente al maestro con su espada lista para partirlo en dos:
– “¿Qué es lo que te has atrevido a decirme?”
– “Oh, no te había reconocido –dijo el maestro-, pero veo en tu agilidad, destreza y
valentía a uno de los más hábiles guerreros que haya pisado
nuestra tierra y te presento mis respetos”.
El soldado bajó su espada, sonrió satisfecho y volvió a
ocupar su lugar entre la gente.
– “Espero –le dijo el maestro mirándolo con una sonrisa- que en
el futuro tengas más respeto por las palabras, ya que con ellas
te hice venir hasta mí y te llevé al infierno de la furia,
para luego calmarte y volverte a tu lugar”.
A partir de ese día, el soldado se unió al grupo que seguía
al maestro y fue su discípulo por muchos años.

Extraído del libro “El arte de comunicarnos” de Oscar Anzorena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s