Las dos caras del cambio

1299664248_0

Siempre he sido una gran promotora de los procesos de cambio. Considero que estamos en constante movimiento y creo, firmemente, en la frase “lo único constante es el cambio”.
Como Coach, uno de mis objetivos principales es acompañar a las personas para que transiten un proceso personal de aprendizaje, para que incorporen las herramientas y hábitos necesarios para que puedan pasar de un estado actual a un estado deseado, un estado en dónde puedan alcanzar esa mejor versión de sí mismos.
Sin embargo, hay algo que siempre escucho por detrás de las inquietudes declaradas de muchas personas…y eso que pareciera querer surgir a la superficie y decir “acá estoy!, escuchame!” no es nada más ni nada menos que el miedo al cambio.
Solemos asociar al cambio con la pérdida, con la idea de que al cambiar perdemos nuestra esencia o dejamos de ser nosotros. Y no es para menos que esta idea de cambio nos paralice, nos deje en un estado de absoluta vulnerabilidad. Recordemos que neurobiológicamente estamos diseñados para evitar o rechazar todo aquello que se perciba como una amenaza, como displacentero…y lo novedoso, lo incierto…puede ser catalogado por nuestro cerebro como “amenaza”.
Ustedes se podrán estar preguntando, entonces, ¿de qué otra manera podemos concebir al cambio para que no sea percibido como una amenaza? ¿Existe otra manera de entender al cambio? ¿Cómo podemos hacer para que el miedo no nos invada tan sólo al pensar en la idea de cambiar?
Y para contestarles estas preguntas, me gustaría contarles mi experiencia personal. Una de las maneras de ver al cambio no cómo un “cuco” sino como una instancia necesaria para crecer, para transformarme y para avanzar fue comenzar a ver otra de sus facetas…el cambio para conservar.
Cuando nos mudamos con mi familia a Montevideo, Uruguay, en varios momentos se me vinieron a la cabeza pensamientos relacionados con aquellas cosas que dejamos atrás al mudarnos, reuniones con amigos, proyectos que pasaron a quedar archivados en el fondo de un cajón, etc., etc. Por supuesto que detrás de estos pensamientos no quedaba más que darle la bienvenida a emociones como la tristeza, la nostalgia, la angustia, el enojo….lejos de permitirme disfrutar de esta nueva experiencia y de soltar para abrazar lo nuevo, terminaba paralizándome sin saber hacia dónde ir. Un día me pregunté ¿qué cosas pude conservar a partir de animarme a vivir esta nueva experiencia? Y fue a partir de esta pregunta que comencé a conectarme con otra faceta del cambio…mi cabeza comenzó a traer otras imágenes, otros pensamientos, y por ende, otras sensaciones, otras emociones. El cambio me permitió conservar seguridad, conservar y potenciar esa parte mía que busca día a día crecer y enriquecerse gracias a nuevas vivencias, valorar la amistad y la familia, conservar e incrementar mi estado de tranquilidad y bienestar, etc.
Muchas veces nos enfocamos en lo que dejamos atrás cuando nos sumergimos en un proceso de cambio (aún cuando ese cambio no fue buscado…hay situaciones que nos “invitan” a cambiar) y perdemos de vista todas esas cosas que gracias a movernos del lugar en el que estamos logramos conservar, descubrir o resurgir…tranquilidad, relaciones, salud, valores, etc. Por ejemplo, ¿cuántos hábitos hemos modificado y al haberlo hecho nos permitieron conservar un óptimo estado de salud? ¿Cuántas veces el haber adoptado otras conductas o acciones nos ha permitido preservar un estado de tranquilidad y bienestar? ¿cuántas veces nos ha pasado que gracias a haber modificado ciertas conductas hemos logrado conservar y enriquecer una relación determinada?
Te invito entonces a que te conectes con esta cara del cambio, que te preguntes ¿qué es lo que me interesa conservar? ¿qué aspectos míos se ven enriquecidos gracias a este cambio? ¿qué valores se refuerzan? ¿qué nuevas posibilidades se abren a partir de este cambio? ¿qué aspectos mío estaban “silenciados” y pudieron resurgir?
Animate a cambiar, conectate con todo lo positivo que un proceso de cambio implica, animate a cambiar para conservar.

Hasta pronto!
Natalia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s