Ahora entiendo por qué no me entienden

20140328-090948.jpg

Alan y Clara están en una misma habitación. Podría decirse que ambos perciben lo mismo, pero no, Alan sólo comprende la forma en que el movimiento va cambiando con el tiempo y Clara sólo es capaz de comprender la evolución de un objeto en el espacio.
Alan y Clara comparten sus percepciones y un observador desprevenido podría pensar que discuten sobre el mismo tema.
Cada uno tiene sus propios sentimientos, y la diferencia con la percepción del otro los conduce a alterar sus estados de ánimo y la seguridad sobre sus opiniones. El enfrentamiento los lleva a la pasar de la certeza a la incertidumbre, luego a la desconfianza y, de ahí, al temor.
Alan y Clara son dos robots con inteligencia artificial diseñadas por Jessica Field para “Investigación Semiótica sobre Comportamiento Cibernético” una instalación artística que ilustra la influencia de la percepción en los patrones de conducta mediante el estudio de la complejidad de la interpretación cuando un individuo observa el mismo entorno físico que otro.
La interacción entre ALAN y CLARA es una forma de simular la complejidad social de la capacidad de juicio.
Ninguno de ellos puede comprender la capacidad del otro.
Sólo tienen una cosa en común. Los dos miran lo mismo: al espectador que se encuentra en la sala.


Cada vez que veo esta obra, me pregunto ¿desde cuando los humanos nos parecemos tanto a las máquinas?

Cuantas veces en la vida cotidiana nos aferramos a nuestro propio marco de referencia, nuestro mapa mental del mundo que es solo UNA de las posibles interpretaciones del mundo. Y a partir de ahí defendemos a ultranza nuestra postura sin entender que el otro puede tener una batería diferente de “sensores” por donde capta “otras realidades” distintas a las mías.
La discusión sin sentido y el enfrentamiento nos llevan tanto a alterar nuestros estados de ánimo como a perder la seguridad y la confianza.
10152587_656339651069381_1781742357_nEn definitiva no se trata de desistir de mi punto de vista, sino de comprender desde un sentido más amplio que la realidad puede ser una sola pero los observadores somos imperfectos y sólo podemos captar una parte de ella. Por lo tanto sería justo considerar que otro puede llegar a estar percibiendo algo que a mí me permanece oculto.
También es importante tener en cuenta cuanto afecta este proceso de desacuerdo a mi estado emocional y al del otro. Dado que estas situaciones nos generan una demanda emocional importante, cultivar la tolerancia, la flexibilidad de pensamiento y la capacidad de comprender redunda en un beneficio mutuo.
Para esto es más favorable tender puentes, es decir, preguntar, indagar, generar debates, evacuar dudas, proponer acuerdos, contar mi punto de vista desde mi experiencia personal, pero sobre todo hacerlo en un contexto de libre diálogo y dando garantías de no agresión y de respeto hacia las posturas y sentimientos de los demás.
Después de todo, “No todos miramos la Vida desde el mismo lugar”.
1959906_656339844402695_1841167127_n

Ma. Eugenia Amado Correa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s