¿Nos relajamos?

Fuente imagen

                                                                                                  Fuente imagen

¿Cuántas veces nos ha pasado de decir “no recuerdo ni donde dejé la llave del auto/casa”, “me olvido de las cosas fácilmente”, etc. ¿Algunas de estas frases les suena conocida? Salvo que tengamos una patología, muchas veces nuestros olvidos se deben a la calidad de nuestra atención. Estamos constantemente expuestos a miles y miles de estímulos por día, y sin darnos cuenta nuestro cerebro se sobrecarga, lo cual a veces nos lleva a pensar “estoy quemado, no puedo pensar en nada más”.
Necesitamos aprender a eliminar el ruido externo. Vivimos en una época de profundos “ruidos” y distracciones. Las tecnologías ejercen una gran influencia sobre nuestra manera de pensar, de sentir y de actuar.  Y pese a todos los beneficios que traen, estas tecnologías (llámese smartphones, tabletas digitales, TV, etc.) nos expulsan hacia el mundo exterior, alejándonos de nuestro mundo interior.
Es fundamental, por lo tanto, aprender a desconectar, a buscarnos un tiempo y espacio para hacer una actividad que nos ayude a relajarnos, a “apagar el fuego” en nuestro cerebro. Los fines de semana suelen ser una gran oportunidad para hacerlo, para conectarnos con alguna actividad placentera que nos permita recargarnos las pilas, llenarnos de energía.
Cada uno de nosotros puede encontrar su manera de hacerlo, algunos podrán recurrir a la meditación, otros a sentarse con taza de café/té/mate en mano a leer un buen libro u otros con salir a caminar sea suficiente. Lo importante es hacerlo y poner un freno a todos los “debería o tengo que”…tengo que pensar en qué comemos al mediodía, debería limpiar la casa hoy que tengo más tiempo, tengo que aprovechar para….alto ahí! Relajarnos y conectarnos con el placer es igual de importante que todo los “debería” juntos.
Hoy domingo, te proponemos que pongas pausa y disfrutes de ella, que elijas una actividad que te sea sumamente placentera y manos a la obra! Ya sé, ya sé, estarás pensando…ah pero yo ahora estaría en el medio de una playa con un trago en mano y no lo puedo hacer!…tranquil@, sí puedes! Cierra los ojos y visualízate en ese lugar, escucha, ve y siente como si tuvieras allí…recuerda que nuestra mente es maravillosa y que a nuestro cerebro no le es tan fácil distinguir entre lo real e imaginario (por eso en muchas disciplinas como el deporte utilizan el gran poder de las visualizaciones) Así que no hay excusas!.
A continuación te proponemos un ejercicio de meditación muy simple… simple pero poderoso! Lo vas a poder hacer en tu trabajo, cuando estés en tu casa, en cualquier momento.

Para relajarte

ImagenSiéntate confortablemente con la espalda apoyada y los hombros relajados (puedes acostarte si así lo deseas). Adopta la postura que te sea más cómoda y cierra tus ojos.

ImagenAspira profundamente por la nariz, retén el aire durante unos segundos y expúlsalo lentamente.

ImagenMientras lo haces, centra tu atención en el flujo de la respiración, cómo es el aire que inhalas y exhalas. Repite el proceso lentamente durante cuatro o cinco minutos e intenta centrarte en la sensación de respirar.

ImagenConforme los pensamientos aleatorios confluyan en tu mente, alg0 que ocurrirá inevitablemente, no intentes interrumpirlos. Simplemente sigue concentrándote en tu respiración, relájate y déjate llevar.

ImagenTranscurridos unos cinco minutos, o más si puedes, abre los ojos y relájate y disfruta de esta sensación durante un par de minutos más.

Feliz domingo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s