Las imágenes de nuestro futuro

f4294a21643627c4bf24b8a78f8b7ae0

Fuente imagen

Estamos a un paso de comenzar el fin de semana. Y debo confesar que cuando llegamos al día viernes mis ojos se iluminan. Para mí los fines de semana no sólo me permiten desconectar sino que también son una gran fuente de inspiración.
Durante el sábado y domingo disfruto de las no rutinas, de los horarios flexibles, del “no hacer nada” (léase: nada con demasiada planificación y antelación). Y son esos momentos en los que “no hacer nada” se transforman en una rica fuente de inspiración, donde mi cerebro se anima a visualizar proyectos, donde me permito observar con una mirada de curiosidad, sin apuros, sin dejar de mirar el paisaje porque me apremia la prisa. Estos días sin rutinas tan marcadas son con una suerte de ventana abierta a las posibilidades. Disfruto de abrirla y respirar el aroma de nuevos proyectos en mente, de sentir esa alegría en mi pecho al permitirme soñar…soñar en grande.
Y esfe fin de semana en particular, el mío, viene acompañado de un espacio de introspección al acercarse la semana en la cual en Argentina se celebra el Día del Emprendedor. Recuerdo aquel momento en el que tomé la decisión (que vino de la mano del nacimiento de mi primer hijo) de dejar de trabajar en relación de dependencia para seguir mis sueños, para animarme a ir detrás de mis proyectos, para vivir el tipo de vida que quiero y elijo vivir….para EMPRENDER mi camino soñado.
Desde aquel momento, he tenido la posibilidad de tomar contacto con muchas mujeres emprendedoras. Grandes emprendedoras que, día a día, combinan pasión con planificación para que sus proyectos crezcan y tomen cada vez más fuerza. Creo que si hay algo que todos los emprendedores tienen en común es una imagen clara de lo que desean. Una imagen nítida, llena de luz, movimiento, formas, espacios, llena de sensaciones, aromas…una imagen que termina convirtiendose en un mapa, en una hoja de ruta hacia sus metas más deseadas.
También me he cruzado, por otro lado, con muchas personas que saben con certeza (certeza que se traduce en malestar, en un sentimiendo, en un estado de incompletud) que hay algo más esperándolas, que no están en el lugar que más quisieran, que saben que quieren hacer otra cosa diferente, tener un trabajo distinto o sienten la necesidad de recorrer otro camino Están seguras de lo que no quieren pero no tienen justamente esa imagen nítida en la cabeza de que es lo que si quieren lograr…imagen necesaria para comenzar a trazar un plan y una estrategia que nos permita alcanzar nuestros objetivos.
Para quienes están en ese lugar, me gustaría proponerles un ejercicio para trabajar sobre esta imagen. Haciendo honor al Día del Emprendedor, esta actividad la desarrolla el reconocido emprendedor argentino Andy Freire  en su libro “Libre!”.
En una linda actividad, muy simple pero poderosa, que nos permite tomar consciencia de nuestra realidad y trabajar sobre dos grandes preguntas: ¿cuál es el futuro que aspiramos? ¿Cómo podemos alcanzarlo?.
Este ejercicio que él menciona como “las imágenes del futuro” consiste en pensar en cuatro o cinco aspectos de nuestra propia vida (como por ejemplo: profesional, económico, de pareja, familiar, etc.) Una vez que elegimos esos 4 aspectos, imaginamos la “foto” de cómo nos gustaría estar en esos aspectos dentro de 10 años. El objetivo es hacernos mentalmente la imagen de nuestra vida por venir y luego pensar cómo podemos alcanzar esa imagen deseada. Y es ente paso en el que los invito a que utilicen todos sus recursos creativos, que le den vida a esa imagen. Jueguen, dejen aflorar a su imaginación y permitan que esa imagen sea lo más nítida posible…llena de colores, de intensidades diferentes, de movimientos, de formas…mientras más detalles mejor…más información le estamos dando a nuestro cerebro de hacia dónde queremos dirigirnos y cómo queremos avanzar.
Identificar ese lugar al que aspiramos llegar nos permite entender qué tan lejos estamos de él. Por lo tanto, una vez alcanzado ese primer paso de trazar ese lugar, de crearnos una imagen sólida, el segundo paso es ver que tenemos que hacer diferente para lograr esa foto. En este punto la idea es proponernos un objetivo desafiante pero alcanzable, posible de cumplir (en otro post ya hablaremos de cómo podemos definir objetivos de una manera más efectiva). Pero para proponernos ese desafío necesitamos ver cuál es la brecha que existe entre cómo sería nuestro futuro si seguimos haciendo las cosas de la manera en la que las estamos haciendo hoy en día (preguntarnos ¿qué pasa si seguimos por este camino? ¿Haciendo esto que estoy haciendo, llego a ese objetivo que me propongo alcanzar?) y qué necesitamos modificar para acercarnos a la foto que hemos visualizado en ese aspecto en particular.
Es importante recordar y entender, entonces, que las imagenes no son únicamente una expresión de deseo…necesitan convertirse en desafíos puntuales, que serán expresados a partir de objetivos medibles y posibles de alcanzar. Podemos iniciar el proceso preguntándonos ¿en qué aspecto siento que estoy flojo? ¿qué pasaría si sigo actuando de la misma manera? ¿qué pequeñas acciones puedo implementar para alcanzar mi foto deseada? ¿cuál va ser el primer paso? ¿cuándo específicamente voy a dar ese primer paso?
La proyección hacia el futuro a partir de estas fotos nos permite ponernos en acción en este preciso momento y generar las condiciones necesarias para llegar a ese futuro deseado, para acortar la brecha entre donde estamos y dónde deseamos estar. Ahora bien, la voluntad y las ganas son un gran motor para acortar esa brecha pero necesitamos también intervenir en nuestra realidad a partir de acciones e invertir nuestro tiempo para llegar a donde queremos. Las imagenes nos van a servir como motivador, como una guía…dependerá de nosotros poner manos a la obra y establecer los pasos hacia su concreción.
Este fin de semana les propongo entonces que se relajen, se llenen de inspiración y que creen esas imágenes mentales de cómo les gustaría que sea su vida. Simplemente tomen contacto con esas fotos, durante estos dos días sólo dediquen un espacio de su tiempo a llenarlas de detalles, de darles vida. Escriban el guión de la película en la cual quieren ser el protagonista y más adelante veremos algunos recursos y técnicas para lograr que esa película empiece a rodar. Ahora sólo dejense llevar por la imaginación.

Buen fin de semana!

Hasta la próxima.

Natalia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s