Aquí y Ahora…reflexiones de un día de lluvia

 

Hoy en Buenos Aires llueve. Y no se a ustedes, pero a mí estos días me invitan a pensar, a reflexionar, a conectarme con mis pensamientos.

Cuando me levanté leí una frase en Instagram que me gustó mucho y disparó en mí cierta reflexión sobre el disfrute y el poder conectarnos con el momento presente.

Comparto la frase:

“Vive el momento. Es aquí, es ahora. Habla sinceramente. Exprésate sin miedos. Celebra la vida. Baila cada decisión. Sonríele a los cambios. Confía en tu intuición. Dale la bienvenida a a cada nuevo día, a cada nueva oportunidad”

Vivir el “aquí y ahora”…Cuánto nos cuesta a veces, ¿no? Sin embargo es el único momento del que nos podemos apoderar. Cuando tomamos consciencia de ello, abrimos posibilidades…al disfrute, al ocuparnos en vez de preocuparnos, a saborear la vida con todos sus gustos. No hay luz sin sombra, ni sombra sin luz. Cada día ES único e irrepretible.
A veces caemos en la tendencia de evaluar todo lo que nos sucede dentro de esa dicotomía fácil vs. difícil. Y de nuevo, las cosas SON. “Dificil” o “fácil” son juicios de cada uno, es la vara con la que medimos lo que nos rodea. ¿Fácil? ¿Difícil?…quién sabe. Lo que para uno puede ser algo dificil para otro puede ser sinónimo de DESAFÍO, de la posibilidad de sacar ese potencial que uno lleva dentro, del desafío de responder ante las circunstancias de la vida.
Construimos nuestro presente día a día, momento a momento. Mi invitación en este día lluvioso, entonces, es la de animarnos a apoderarnos de nuestro “aquí y ahora” recordando que ese momento es único y personal.
Tomen un lápiz y escriban esa historia que se quieren contar de ustedes, que decidan y elijan que tipo de protagonistas quieren ser hoy ¿Qué características tiene ese protagonista? Piensen que esa historia va a tener trascendencia. Por lo tanto, ¿Qué historia de ustedes les gustaría que sea contada y recordada?

Feliz martes!

¿Te sentis en el medio de la nada? Al Carajo!

Fuente imagen

                                                          Fuente imagen

Cuántas veces hemos experimentado en nuestra vida esa sensación de estar en el medio de la nada misma. Sin saber cómo avanzar ¿Dejo mi trabajo y me dedico 100% a mi emprendimiento? ¿Postergo mis estudios y me voy a ganar experiencia en el exterior? ¿Empiezo a estudiar nuevamente? Mi emprendimiento no está dando los resultados que esperaba ¿bajo los brazos o sigo adelante? ¿Me separo o sigo apostando a la relación?

Y como un escritor que se enfrenta con uno de sus grandes miedos…la hoja en blanco, palabras escritas que luego van a parar en forma de bollo de papel al tacho de basura…así nos sentimos. Como en frente de esa hoja en blanco que nos intimida, que nos asusta. Sin saber como empezar, seguir o terminar la historia.
¿Qué persona no se ha topado con uno de esos momentos? ¿Quién no ha estado cara a cara con nuestra querida amiga la incertidumbre? Yo no sé ustedes, pero yo me he cruzado varias veces con ella y aunque quise darle vuelta la cara o cruzarme de vereda, nunca he conseguido evitarla.
Y cuando escribí “amiga” no fue por error, producto de la escritura predictiva o del corrector automático. Cuando nos amigamos con el no saber, con la falta de respuestas, con ese lugar llamado “nada”, entendemos que remando contra la corriente lo único que conseguimos es quedar exhaustos y nos seguiremos sintiendo perdidos.
Perder nuestro rumbo o gritar bien fuerte “no sé lo que quiero!”, no sé para dónde salir corriendo, o no sé quién soy en este momento, puede convertirse en una gran oportunidad de aprendizaje. Puede servirme para salir del piloto automático en el que me encuentro y preguntarme qué es lo que realmente quiero, a qué necesito decirle basta, a qué le estoy teniendo miedo, qué es lo que no estoy logrando ver.
Y esto que te digo, es algo que me recuerdo constantemente. Me recuerdo que no siempre tenemos las respuestas a todas las preguntas, qué está bien sentir un poco de miedo, que está bien no saber y que no tengo que desesperarme por sentirme en el medio de esta nada o asustarme del caos. Cuando aprendo a no desesperarme, cuando fluyo y me dejo llevar por la corriente, comprendo que esa nada puede ser una gran fuente de creatividad y una gran posibilidad para construir un nuevo camino.
Esta semana, un libro me encontró a mí. Este libro del que te hablo es Al Carajo de Álvaro Rolón. Permitime que te transcriba, a continuación, parte de la presentación del libro:

Estamos aburridos. Flota en el aire el deseo de salir de donde estamos para ir a un lugar mejor. Necesitamos coraje. Y el coraje no se compra. Nada mágico puede suceder sin embarrarnos. Podemos salir de nuestros modos automáticos. Reinventarnos. Nos quejamos todo el tiempo y lloramos por los rincones anhelando una vida más creativa ¿A vos se te ocurre que la creatividad pueda surgir desde la queja? Tenemos que mandar muchas cosas al carajo, el lugar ubicado en lo alto del palo mayor de un barco. Subirnos al Carajo de nuestra vida puede darnos una perspectiva inusitada…Podés asombrarte de todo lo que ves desde ahí arriba.

Cuando nos sintamos perdidos, no encontremos nuestro norte o no sepamos hacia donde ir, quizás de eso se trata. De dejar de remar contra la corriente, de no seguir navegando sin rumbo. Se trata de pensar que este puede ser un buen momento para detenernos y subirnos al Carajo. Y desde allí contemplar lo que nos sucede desde otra perspectiva y comprender que no hay que desesperarse, que estar en el medio de la nada puede ser nuestro GPS y nuestra gran oportunidad para reinventarnos.

Así que si te sentís perdido…al carajo!

Cambiá…pero hacelo “ya” y disfrutalo!

</IMG_8012.JPG

Me ha pasado, muchas veces, esto de escuchar “sí , por supuesto que quiero cambiar, pero es difícil” “me cuesta”. No sé en qué momento compramos la historia de que “cambiar” es algo fantástico que hacemos por nuestro bien (y el de los demás, por qué no) y por eso tenemos que estar resplandecientes y felices. Es cierto que uno “cambia” para evolucionar, para dejar atrás aspectos que nos estancan, para acercarnos a esa versión de nosotros mismos que queremos alcanzar. Pero nadie dijo que, necesariamente, sea fácil. Solemos caer en esa costumbre de categorizar las cosas como buenas/malas, lindas/feas, etc. Y no siempre las cosas se pueden mover en esos extremos. Existen los grises, existen los puntos intermedios. Cuando nos movenos en esos extremos absolutos perdemos de vista que muchos fenómenos son complejos y que los seres humanos, en sí mismos, se caracterizan por esa complejidad.
Cambiar implica dejar atrás muchas cosas…ya sea aspectos de nuestro ser, momentos, experiencias, cosas…y eso a veces duele, pesa y requiere de tiempo para “digerirlos”.
En su libro EnCambio -el especialista en biología molecular- Estanialao Bachrach, frente a la pregunta ¿por qué los cambios nos cuestan tanto?, nos dice que “el cambio es, al mismo tiempo, delicado, frágil, caótico y complejo. Una de las razones principales de esta dificultad es que los sistemas complejos, como la mente humana, tienden a la homeotasis, es decir, a equilibrar el movimiento en una sola dirección, con mínimos compensatorios en la dirección opuesta. En otras palabras, si te sentís confortable con tus pensamientos, emociones y comportamientos, entonces sos consistente como persona. Pero si no, entras en conflicto. Cambiar muchas veces implica entrar en conflicto”. Tendemos, por lo tanto, a volver a lo conocido (como diríamos “más vale malo conocido que bueno por conocer”) porque cuando nos movemos en lo conocido nos sentimos seguros (que no implica mejor eh) Ahora bien, cuando nos alejamos de nuestras certezas, de ese camino que ya conocemos, nos adentramos en un espacio de incertidumbre y es ahí cuando se dispara la ansiedad…y es esta misma ansiedad la que muchas veces nos hace querer salir corriendo y decirnos en ese preciso instante “mejor me quedo acá!!”
Los cambios requieren de su tiempo, para ser procesados, para asimilarlos, para disfrutarlos. Necesitamos comprender que no todo ocurre “ya”. Y sí, entiendo que nadie quiere sentirse mal, con ansiedad, angustiado…pero como suelo decir “tiempo al tiempo”.
Personalmente, estoy en el medio de un cambio (y uno grande para mí!!) que comenzó cuando con mi familia decidimos venir a vivir a Estados Unidos. Y a veces me divierto con los mensajes subliminales (no siempre tan subliminales!) de “qué suerte la tuya!, debes estar feliz, chocha…acá las cosas están cada vez peores”. Y sí, no es que uno (yo en este caso) no sea consciente de ello, que nuestra parte más racional y lógica lo tenga todo tan clarito. No obstante, nuestro corazón y nuestra razón pueden no ir de la mano…a veces se pelean, entran en conflicto. Uno dice “genial esto” PERO el otro retruca con un “todo muy lindo pero paren el tren que me quiero bajar!!!”… quiere volver a eso que conoce, a eso que bueno/malo, lindo/feo…sea como fuere…pero conocido y que le daba seguridad.
Entender, entonces, que somos seres complejos y que no todo puede ser medido por extremos absolutos nos ayuda a comprender la importancia de respetarnos, de respetar los tiempos, de permitirnos sentir miedo, de llorar, de pensar “cómo llegué acá o cómo llegué a esto”.

Tener una mirada, de cierta forma, más realista de los cambios, nos permite comprender que por más de que uno en un momento determinado puede estar viendo (o viviendo) una tormenta, detrás de esa tormenta está el sol, esperando el momento justo para salir. Sólo es cuestión de esperar, de no huir, de saber que luego de esa tormenta va a venir el disfrute, la calidez y la tibieza de un rayo de ese sol que asoma.

Buena semana!
Natalia

Poner nuestra pasión a trabajar

Buen día! ¿Cómo están? ¿Cómo han arrancado este nuevo día? Yo me vine a pasar unos días a Argentina y acá amaneció nublado, con vistas a llover en cualquier momento. Así que nada mejor que cambiar este día mediante una cuota de inspiración.
Entonces, hoy me gustaría compartir con ustedes esta charla TED que nos regala la Coach y Psicóloga, Natalia Sarro quien desde su rol de Coach y Oradora, acompaña a profesionales y emprendedores que buscan descubrir sus pasiones, reinventar sus trabajos y dejar una huella en el mundo. Los invito a escucharla y a ponerle un poco de color a este día gris. Qué la disfruten!

Natalia

Nuestro museo de las cosas a medias…¿cómo estamos utilizando nuestra energía?

Buen lunes! Hoy vamos a empezar esta semana hablando de la energía. Y para ello, nos gustaría compartir con ustedes un video que nos invita a pensar en cómo estamos utilizando nuestra energía. Cómo bien dice Stefany Cohen en su charla, necesitamos aprender a canalizarla, porque nuestra energía incide directamente sobre nuestras emociones y nuestras emociones afectan nuestra productividad, nuestra capacidad de creación.

Entonces, ¿qué porcentaje del día nos dedicamos a actividades que nos absorben la energía? ¿Cuánto tiempo nos insumen? ¿Qué tiempo le dedicamos a aquellas que sí nos cargan y elevan nuestro nivel energético? ¿Nos rodeamos de gente que nos consume o que nos llenan de energía? ¿Qué hacemos cuando necesitamos “recargar las pilas”?
Una buena oportunidad para comenzar la semana reflexionando y haciéndonos estas preguntas.
Vamos que recién empezamos a semana!! Que sea una semana llena de energía y creación! Evitemos que nuestra vida se transforme en un museo repleto de cosas que se quedaron a medias.

Hasta la próxima!

Empieza con un pequeño proyecto, por Mayi Carles

Buen miércoles! Hoy les traemos una joyita de la mano de Mayi Carles.
En su sitio Mayi ofrece soluciones creativas y en su blog Heart Made Blog  comparte videitos y otros recursos para que los creativos logren poner en práctica sus vídeos, ejecutar y ganar dinero con ello.
En este video, Mayi nos cuenta su experiencia como emprendedora, comparte sus aprendizajes y una serie de lecciones.
Una de sus principales lecciones, en sus propias palabras, es que “todos tenemos un Everest que escalar. Te verás tentado a ignorar tu llamado. Después de todo, vivimos en una sociedad que aplaude a los perfectos, a los bien portados, a los delgados. Te intentarás convencer de que tus sueños son sólo un capricho. Pero déjame advertirte…algo mágico se destruirá y todo lo que sentirás es un gran y profundo vacío. Atreverte, lanzarte a pesar del miedo, a pesar de no estar siquiera listo…es riesgoso. Pero no tan peligroso como dejar de ser tu mismo. Ser tu mismo no es ser egoísta, es el regalo más lindo, más puro, más valiente que le puedes dar a la vida. Así que no le robes al mundo tu contribución”.
Esto y mucho más encontrarán en este video que dura tan sólo unos minutos! Para comenzar el miércoles inspirados y animarnos a ir detrás de nuestros sueños.
Ahora sí…que lo disfruten!

La importancia de traducir nuestro lenguaje negativo en términos positivos

Al igual que nuestro cerebro no tiene la posibilidad de pensar en negativo, no existe la no palabra, como no existe la no imagen. Si yo les dijera por ejemplo, no piensen en una jirafa verde, la imagen de la misma automáticamente aparecerá en sus cerebros.

jirafa verde

Nuestro cerebro no tiene forma de representar el no. Otro ejemplo, vamos por la calle y vemos una publicidad que dice NO al cigarrillo, en lo primero que pensamos como representación global es en el cigarrillo.
Llevando esto mismo al campo de la comunicación humana, es importante aprender a traducir nuestros NO como “no quiero que hagas esto” “no quiero que me trates de tal forma”, etc. en un lenguaje positivo, en un lenguaje de acción ¿De qué manera quiero que nos relacionemos? ¿Qué es lo que específicamente quiero que hagas? No es lo mismo decir “no quiero que me ignores” a decir “quiero que cuando te hable me mires a los ojos o quiero que cuando te hable no estés mirando el celular” ¿Notan la diferencia? Nuestro lenguaje está lleno de estos no, de un lenguaje negativo.
Para evitar malentendidos, roces en la comunicación con el otro, necesitamos traducir nuestros NO, ser específicos y claros, definir qué es lo que queremos y expresarlo en términos positivos. Los invitamos a que hoy registren su manera de comunicarse, que perciban cuántos de éstos “no” registran en su comunicación. Una vez identificados, se pregunten ¿cómo puedo decir esto mismo en términos positivos? ¿Qué es lo que quiero que suceda? ¿De qué otra manera puedo expresarme que no sea a través de iniciar mi frase con el “no…”?

¿Nos cuentan luego como les ha ido?

Los esperamos.

Feliz día trabajadores!!

10313745_794029863954383_551123112767531453_n

Feliz día del trabajador! Un día especial para conectarnos con nuestros sueños y para darle forma a nuestros proyectos!
Yo estoy aprovechando este día para inspirarme y hacer unas prácticas de un curso de diseño para emprendedores (hablando de sueños =)) que estoy realizando con la gran diseñadora Sol Verdier. Aprovecho para pasarles el link para quien quiera conocerla!

www.solverdier.com.ar

A disfrutar de este día!

Natalia