Re-escribiendo historias

 

Muchas veces me gusta pensar en el rol que tenemos los coaches o en reiteradas ocasiones (juro que reiteradassss) me preguntan con ojos bien abiertos ¿Qué es eso del Coaching? ¿Qué es lo qué haces?!

Y a mi hay una frase de Galeano que me encanta que  dice: “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias” 

Entonces, si te tuviera que responder me gustaría contarte que en mi rol de coach me gusta guiarte y acompañarte para que puedas contarte otra historia, para que esa nueva historia, como las que dibuja Lila en el corto, se llene de luz, de colores y nuevas posibilidades.

Acompañarte para que puedas ver y sentir a través de esa nueva historia que se abre frente a tus ojos. En donde la soledad, se transforma en compañía. Una discusión, en el reencuentro con el amor del uno por el otro. La escasez, en abundancia. El aburrimiento, en alegría. Lo cotidiano, en extraordinario. Y el pasado, en amoroso recuerdo, sanación y aceptación.

Como dice entonces Galeano, estamos hechos de historias. Y aunque hay historias que están ya fueron escritas, aún a esas les podemos dar un significado distinto o podemos hacer una lectura diferente. Todos podemos “redibujar” esa historia que nos estamos contando y re-escribir esas historias …..para que nos sanen, que nos den mayores posibilidades, para que nos transformen en protagonistas.

😉
Feliz miércoles

Anuncios

Haz más de eso que te gusta

  
Nuestra fuerza de voluntad es como un músculo, si no la entrenamos se debilita. Nada mejor para aumentar nuestra reserva que hacer más de aquello que nos gusta. Y como plus liberamos tensiones y recargamos las pilas! 😊 Regalate unos minutos todos los días para hacer alguna actividad que te de placer, que te relaje, que te inspire…y vas a ver como desarrollas una voluntad de acero! 😉

Serendipity 

  

“Serendipity”…término en inglés que significa “pleasant surprise” o “fortunate happenstance”. Es ese descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.

Ayer abrí un libro y me re-encontré inesperadamente con esta frase, que me la habían regalado cuando estaba haciendo mi formación como Trainer en PNL. Nuestros Trainers solían poner boca a bajo una imagen, una frase y uno tomaba una. Esta es la que que tomé en ese entonces.

Palabras que hoy no podían llegar en mejor momento.

Te las regalo…quizás hoy también signifiquen algo para vos.

Qué primeros pasos necesitas dar para hacer tu sueño realidad? Qué puedes hacer ahora para dar un pasito más hacia tu sueño?

Recuerda que el sendero de tu sueño está frente a ti. 

Buen viernes!

Evolucionar con el error

Vivimos en una cultura en donde errar pareciera ser un pecado ¿Cuántas veces escuchamos en una empresa, por ejemplo, decir a ejecutivos “me equivoqué”? No suele ser algo muy común, ¿no? Pareciera que lo mejor es tapar los errores, ignorarlos, seguir adelante y “acá no pasó nada”. Y es así como terminamos convirtiéndonos en especialistas y grandes elaboradores de excusas en vez de reconocer -con la frente bien alta- cuando nos equivocamos. Errar puede ser una gran patada al estómago para nuestro ego. Sin embargo, cuando son debidamente atendidos, los errores pueden transformarse en una increíble fuente de aprendizaje y crecimiento. Con el error evolucionamos. Errar no es sinónimo de fracaso. Si no nos equivocamos, no hay aprendizaje. Sin aprendizaje, no evolucionamos.

Necesitamos dejar de ser tan solemnes con el error.  Una de las frases que más recordamos de Thomas Edison -reconocido inventor estadounidense- es la respuesta que le dio a un periodista cuando le preguntó sobre sus inventos fallidos: “No fracasé, solo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombita”. Para que nos vaya bien, posiblemente vamos a tener que equivocarnos muchas veces.

Si te preguntara por tus últimos errores, ¿te animarías a pensarlos?…¿Cuáles fueron tus últimos errores en tu trabajo? Si tienes un emprendimiento ¿en qué crees que te has equivocado? ¿Y en tu vida en general? ¿Te animás a escribirlos?

Y una última pregunta, no por ello menos importante…¿Qué creés que aprendiste gracias a esos errores?

Como bien decía Pablo Neruda: “El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error”

Buena semana!

Surfear tus olas

Ayer recordé una película que había visto un tiempo atrás llamada “Chasing Mavericks”. Es una película autobiográfica – dirigida por Curtis Hanson- acerca de la vida del surfista estadounidense Jay Moriarity. La película guarda mucha relación con el tema de los límites Recuedo que al verla me había quedado con esa sensación de querer empapelar todas las paredes de mi casa con la frase…desafiá tus límites. El sueño de Jay era surfear las olas de Mavericks en California. Olas monstruosas en cuanto a su tamaño, que pone a prueba las habilidades de los mejores surfistas del mundo. Resumidamente, Jay logra hacerlo. Sin embargo, como una paradoja de la vida, el jóven surfista termina muriendo a los 22 años surfeando unas olas en Maldivas.
Por un lado me hacía mucho sentido esto de desafiar los límites, pero por otro lado, mi parte más racional del cerebro pensaba en cómo desafiar los límites puede ser peligroso, era como una especie de susurro en mi oído que me decía “claro fijare cómo terminó este muchacho por desafiar los límites”. Y esto quedó como una simple anécdota de aquel momento.
Hoy a la madrugada, después de varios meses de haber visto esa película, vino con más fuerza a mi cabeza la frase desafía tus límites. Y de pronto vinieron a mí -como si fueran imágenes sucediendo en una película- todos aquellos momentos en los en estos dos últimos años desafié mis límites personales y profesionales. En mi caso esas olas gigantes tenían más que ver con mis “no puedo”. Recuerdo aquel momento, charla familiar de por medio, en donde yo decía que siempre había querido transitar por la experiencia de vivir en otro país pero por más ganas que tenía era algo que nunca me animaría hacer… pasaron 2 años desde que dije eso y he vivido más de un año en Montevideo y ahora estamos viviendo en Estados Unidos. Cuando nació mi primer hijo creí que nunca iba a tener la valentía suficiente para dejar mi trabajo y acá estoy…nunca más desde aquel entonces he vuelto a trabajar en relación de dependencia. Mi sueño era apostar a hacer lo que me gusta, disfrutar de mi profesión pero disponiendo de más tiempo libre para estar con mis hijos…acá me tienen desafiando nuevamente mis límites, comenzando a dictar un curso de capacitación virtual. Hay cosas que llevaron su tiempo y un trabajo de crecimiento personal, como el haber dado el salto en mi profesión y estar ofreciendo productos y servicios de modalidad virtual. Pero lo cierto es que nada de esto hubiera sido posible si no hubiera desafiado los límites de esos “no puedo” que estaban tan presentes en mi vida. Y les puedo jurar que esos no puedo eran temerosas y gigantescas olas para mí.

Recuerda…no se trata de desafiar aquellos límites que ponen en riesgo nuestra vida -porque en estos casos los límites son sabios- pero que existan olas sumamente peligrosas no sgnifica que no haya otras que no nos permitan disfrutar de ser surfeadas.

Cierro mis ojos, siento una brisa en mi cara y la tibieza de unos rayos de sol…estoy parada en la orilla del mar. Estoy sintiendo el pleno disfrute de haber surfeado mis olas. Abro mis ojos y veo como mis no puedo se alejan a medida que las olas se van desvaneciendo.

¿Qué olas no te estás permitiendo disfrutar por miedo a surfearlas?

Hásta la próxima

Natalia

Las imágenes de nuestro futuro

f4294a21643627c4bf24b8a78f8b7ae0

Fuente imagen

Estamos a un paso de comenzar el fin de semana. Y debo confesar que cuando llegamos al día viernes mis ojos se iluminan. Para mí los fines de semana no sólo me permiten desconectar sino que también son una gran fuente de inspiración.
Durante el sábado y domingo disfruto de las no rutinas, de los horarios flexibles, del “no hacer nada” (léase: nada con demasiada planificación y antelación). Y son esos momentos en los que “no hacer nada” se transforman en una rica fuente de inspiración, donde mi cerebro se anima a visualizar proyectos, donde me permito observar con una mirada de curiosidad, sin apuros, sin dejar de mirar el paisaje porque me apremia la prisa. Estos días sin rutinas tan marcadas son con una suerte de ventana abierta a las posibilidades. Disfruto de abrirla y respirar el aroma de nuevos proyectos en mente, de sentir esa alegría en mi pecho al permitirme soñar…soñar en grande.
Y esfe fin de semana en particular, el mío, viene acompañado de un espacio de introspección al acercarse la semana en la cual en Argentina se celebra el Día del Emprendedor. Recuerdo aquel momento en el que tomé la decisión (que vino de la mano del nacimiento de mi primer hijo) de dejar de trabajar en relación de dependencia para seguir mis sueños, para animarme a ir detrás de mis proyectos, para vivir el tipo de vida que quiero y elijo vivir….para EMPRENDER mi camino soñado.
Desde aquel momento, he tenido la posibilidad de tomar contacto con muchas mujeres emprendedoras. Grandes emprendedoras que, día a día, combinan pasión con planificación para que sus proyectos crezcan y tomen cada vez más fuerza. Creo que si hay algo que todos los emprendedores tienen en común es una imagen clara de lo que desean. Una imagen nítida, llena de luz, movimiento, formas, espacios, llena de sensaciones, aromas…una imagen que termina convirtiendose en un mapa, en una hoja de ruta hacia sus metas más deseadas.
También me he cruzado, por otro lado, con muchas personas que saben con certeza (certeza que se traduce en malestar, en un sentimiendo, en un estado de incompletud) que hay algo más esperándolas, que no están en el lugar que más quisieran, que saben que quieren hacer otra cosa diferente, tener un trabajo distinto o sienten la necesidad de recorrer otro camino Están seguras de lo que no quieren pero no tienen justamente esa imagen nítida en la cabeza de que es lo que si quieren lograr…imagen necesaria para comenzar a trazar un plan y una estrategia que nos permita alcanzar nuestros objetivos.
Para quienes están en ese lugar, me gustaría proponerles un ejercicio para trabajar sobre esta imagen. Haciendo honor al Día del Emprendedor, esta actividad la desarrolla el reconocido emprendedor argentino Andy Freire  en su libro “Libre!”. Sigue leyendo

Seguimos avanzando!

chica copia

Felicidad absoluta! Seguimos trabajando en el curso on-line “Alcanzá tu Maestría Personal” (por ahora cocinándose con mucho cariño). Un “GRACIAS” gigante a la genia de Silvana por esta gran ilustración, diseñada especialmente para el curso. Vamos por más!

Y cómo me muero de ganas de contarles de qué se va a tratar, les adelanto que “Alcanzá tu Maestría Personal” va a ser un programa diseñado para que te conviertas en protagonista y líderes tu vida tanto en el plano personal como profesional. Un camino de aprendizaje que te llevará a nutrirte de diversas herramientas para hacer esos pequeños cambios cotidianos que te permitirán hacer de tu vida una vida más creativa y simple, más productiva, llena de conversaciones efectivas y de hábitos saludables.

Muy pronto!

Natalia